El insomne

Dedicado a mi amigo Juan Eñe…